viernes, 14 de octubre de 2011

José Luis.

Nadie elige cuando empieza a querer a otra persona, ni de qué manera, ni por cuánto tiempo. Nadie elige el día exacto, ni el minuto concreto en que sucede. Yo tampoco lo elegí. Ni siquiera sé cuando ocurrió. Ni cómo. Pero, ¿para qué saberlo? No tiene importacia. Lo que importa es lo que sentimos. Día a día, poco a poco. El amor surge a lo bestia, pero se alimenta con la constancia. Yo no sé cómo entraste en mi vida, pero lo que sí sé es que no quiero que salgas de ella. Yo comencé a sentir lo típico. Vergënza al mirarte. Ganas de abrazarte. Latidos que se aceleraban con solo verte. Y aún lo sigo sintiendo. Porque querer es eso, enamorarse todos los días de la misma persona. Y yo estoy incondicional e irrevocablemente enamorada de tí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario